Una nueva alineación corporal revolucionaria

Una nueva alineación corporal revoluciona todos los conceptos de gravedad y alineación del cuerpo humano.

La nueva alineación de Bowspring posiciona el tejido conectivo (miofascia) para participar de manera uniforme en todos los lados del cuerpo por delante y por detrás, y ambos lados, con movimientos fluidos con la cantidad mínima de fuerza. Esta nueva alineación dinámica es un movimiento revolucionario nos hace volver a encarnar una postura con curvas naturales en nuestra columna vertebral. La práctica de Bowspring trabaja desde el núcleo y ayuda a conseguir una confianza que se refleja en el aspecto exterior. La caja torácica se expande y se agranda y los hombros se ven más amplias.
Según las leyes físicas, el cuerpo humano se mantiene en bipedestación gracias a las curvas, ya que ellas soportan el peso. Es la evolución por la que hemos pasado de cuadrúpedos a bípedos. De este modo, si la espalda está recta, la gravedad hace que los discos se dañen por desgaste, además los glúteos al no tener volumen ni tono no suben hacia el sacro, por lo que provocarían lesiones patológicas dolorosas en la parte lumbar . Poniendo en práctica el patrón que promueve este sistema podemos optimizar la función de las curvas naturales de nuestra columna vertebral y todo nuestro cuerpo.